Piden frenar la violencia con cambios de fondo

Al intentar encontrar un culpable de la inseguridad que azota al estado, los ciudadanos apuntan hacia todas direcciones en busca de respuestas.

Esa respuesta, podría, sin embargo, estar en la propia comunidad.

"No hubiera narcotráfico (y por ende, inseguridad) si no hubiera consumidores", consideró Abelardo Brener, investigador de la Universidad para la Paz de la Organización de las Naciones Unidas en Costa Rica.

"¿Qué busca un consumidor de drogas? Algo que le haga sentir bien mientras está inmerso en una sociedad en donde normalmente vivimos apegados al consumismo y el materialismo".

"Entonces, el concepto mismo de felicidad humana está ligado a este fenómeno (de la inseguridad)", explicó el especialista, quien visitó la Ciudad para dar el lunes la conferencia "La Carta de la Tierra: Potencial Para la Educación" en la Facultad de Humanidades de la Universidad Regiomontana.

Desde que la violencia dejó a la Ciudad bajo una sombra de inseguridad, la palabra paz ha brotado de la boca de los ciudadanos regiomontanos con añoranza, comportamiento típico de una sociedad acechada por los actos delictivos.

"Hoy en día estamos dominados por un paradigma de seguridad en el mundo entero y por eso cuando la gente se comienza a preocupar por la paz es cuando ya hay fenómenos de violencia y su seguridad se ve amenazada".

Pero, dijo Brener, el concepto de paz va más allá de la seguridad, porque tiene qué ver con la autorrealización plena del ser humano y la armonía en la que se vive con el medio ambiente.

"Es importantísimo dialogar sobre ¿qué entendemos nosotros por paz? No es meramente parar la violencia para que todo siga igual, estamos hablando de transformaciones profundas en muchas áreas de la vida", señaló.

Los intentos por obtener satisfacción y placer instantáneo al comprar innecesariamente y generar cada vez más bienes; las constantes comparaciones que se hacen con otros seres humanos; el dar preferencia a las escenas de violencia tanto en el cine como en los noticieros son actos que desembocan en la infelicidad y en la falta de paz como comunidad.

La ecología para la paz

La "Carta de la Tierra", de la cual Brener fue miembro del comité de redacción, es un documento promovido por la ONU con los principios de respeto, integridad ecológica, justicia social y económica y democracia, que define la paz como "la integridad creada por relaciones correctas: con uno mismo, con otras personas, otras culturas, otras formas de vida, la Tierra y con el todo el cual forman parte".

Es así como la paz está directamente relacionada con la ecología y el medio ambiente, explicó el costarricense.

"El tema del cambio climático, creo yo, es el reto más serio que la especie humana ha tenido que encarar a nivel global en su historia", dijo.

"Ya pasó la época del ecologismo como una moda escogida por quienes simpatizaban con ella, hoy en día tenemos que educar para sobrevivir: o aprendemos los seres humanos a vivir ecológicamente o no sobreviviremos como especie, es así de básico".