Carga en vacaciones vigilancia y precaución

Al salir de vacaciones, lo más importante que debes llevar en tu maleta es precaución y vigilancia.

Los expertos coinciden en que un porcentaje importante de los accidentes que ocurren en periodo vacacional -del 50 al 90 por ciento- puede prevenirse.

"Los descuidos, la adrenalina y la euforia son la primera causa de incremento en los accidentes, porque a lo mejor están platicando y descuidan al niño; están jugando y tienen un exceso de confianza", afirma José Gabriel Félix, instructor de la Cruz Roja de México.

La constante vigilancia debe convertirse en una de tus actividades primordiales durante las vacaciones.

"Un accidente sucede en el momento en que menos lo piensas", dice Óscar Aboytes, jefe de Comunicación de la Cruz Verde.

El equipo adecuado, una supervisión del lugar en el que estés y una corrección de esas conductas que puedan ponerte en riesgo son factores que pueden evitarte dolores de cabeza en estos días de descanso.

"La realidad es que la prevención debiera ser un sistema de vida, más que una carga", afirma Jorge Camacho, director de Protección Civil.

Así que no está de más que le eches un ojo a los accidentes que más comúnmente le suceden a quienes empacan sus maletas y deciden salir de la Ciudad para que puedas evitarlos.

CALMA AL VOLANTE

Lo que sigue predominando entre los vacacionistas son los accidentes viales en sus diferentes formas, desde choque, estrellamiento y volcadura, hasta combinaciones de estos tres, comenta Jorge Camacho, director estatal de Protección Civil.

"La causa es la velocidad principalmente", afirma, "la vulnerabilidad se incrementa en la medida en que no hacemos una verificación a conciencia, y la aumentamos cuando todos los integrantes no están en un sistema de sujeción, como cinturones y asientos para niños y bebés".

La volcadura es consecuencia también de la falta de pericia ante un imprevisto y también por daños en las llantas, ya sea que están muy usadas o mal calibradas.

Si se te revienta un neumático en el camino, evita frenar y compensar el desequilibrio dando un volantazo brusco. Mantén la calma y si tienes que salirte de la carpeta asfáltica hazlo, siempre y cuando no haya un desfiladero o una cuneta.

···· PARA PREVENIR ····

Observa los límites de velocidad y utiliza siempre el cinturón de seguridad.

Revisa tu vehículo cuando menos con unos días de anticipación. Calibra tus llantas en la presión adecuada para el tipo de clima y de vehículo que manejas y verifica sus niveles constantemente.

Si manejas una camioneta, jamás lleves personas sentadas en la caja del vehículo, si sucede algún percance, sus posibilidades de sobrevivir se reducen.

¡AGUAS CON EL SOL! 

Durante el verano, las personas están mucho tiempo bajo el sol, mucho más que en un día de picante calor regiomontano, por lo que el trío de insolación, deshidratación y el golpe de calor podrían aparecer.

"El golpe de calor le puede pasar a cualquier persona que está mucho tiempo bajo los rayos solares, de tanto que recibe el calor, pierde el equilibrio en su organismo", comenta José Gabriel Félix, instructor de la Cruz Roja regia.

"Al estar deshidratado, el cuerpo ya no tiene forma de sudar, que es el mecanismo natural del cuerpo para enfriarse, por lo que empieza a subir la temperatura y podría, incluso, llegar a dañar el cerebro".

Busca siempre una sombra, utiliza gorras y ropa que te proteja de los rayos directos del sol. Mantente hidratado todo el tiempo con bebidas con electrolitos, y observa estos cuidados especialmente en niños y personas de la tercera edad.

NO TE LESIONES

Con la emoción o adrenalina de las vacaciones, muchos se envalentonan y se tiran de clavado de cascadas, presas o en albercas que no conocen y resultan después con lesiones severas en cuello, espalda y cabeza.

"En esta área tenemos el control de la respiración, corazón y de la vigilia, y cuando se tiran un clavado y se lesionan las cervicales las personas pueden quedar en paro cardiorrespiratorio, inconsciente, paralizado", señala José Gabriel Félix, instructor de la Cruz Roja de Monterrey.

Si esto sucede, procura sacar a la persona del agua, ponerla boca arriba y llamar de inmediato a especialistas.

En el caso de heridas y cortadas, trata de detener la hemorragia o salida de sangre, lava con agua y jabón, y aplica un pedazo de tela limpia o gasa y traslada a la víctima para que reciba atención profesional.

No te avientes de clavado en ningún lugar donde no hayas corroborado la profundidad y la seguridad de hacerlo.

Evita correr alrededor de las albercas o en los ríos sobre piedras mojadas donde pudieras resbalarte. Utiliza sandalias siempre que puedas en lugar de andar descalzo.

OXÍGENO Y COMIDA

Muchos vacacionistas salen a carretera, pero sin hacer una revisión exhaustiva de su automóvil, sobre todo cuando el coche ya es un modelo viejo y presenta problemas en el mofle.

En ocasiones esta condición hace que las emisiones del auto, en lugar de salir, se filtren al interior y provoquen la intoxicación de los tripulantes.

Los más vulnerables son quienes van más relajados o dormidos, porque no se dan cuenta y podrían, en un caso extremo, ya no despertar.

"Nos ha tocado que nos traen familias de cinco o seis personas con síntomas de vómito y ya muy avanzado, y los tenemos que oxigenar para que se recuperen", comenta Óscar Aboytes, jefe de Comunicación Social de la Cruz Verde de Monterrey.

De estos casos, nada más en esa institución reportan de dos a tres diarios.

La intoxicación por comida es también común entre quienes vacacionan, pues prueban alimentos a los que no están acostumbrados o comida realizada en condiciones de poca o nula higiene.